NEUROGÉNESIS, PLASTICIDAD NEURONAL.

Plasticidad Neuronal, Neurogénesis y expresión genética diferencial en adultos en ambientes enriquecidos

Por Cecilia Toro Acuña

En los últimos veinte años, las neurociencias y la genética han experimentado progresos de gran valor heurístico para  la educación y la psicoterapia. Algunos de los hallazgos más relevantes de las neurociencias confirman la metodología de la Biodanza en lo que se refiere al desarrollo integral humano, a la rehabilitación existencial y a la optimización del estilo de vida.


1.     Plasticidad neuronal

En 1949 Hebb postuló que cuando una célula excita a otra repetidamente, ocurre un cambio en una o en ambas células, de tal manera que una célula se hace más eficiente al estimular a otra. Posteriormente, se demostró  que la estimulación ambiental induce cambios en las conexiones establecidas por las neuronas pudiendo hacer nuevas sinapsis, lo que significa que se puede enriquecer la actividad neuronal dándole plasticidad a la función del cerebro. Se ha demostrado variaciones en parámetros bioquímicos y  arborización, gliogénesis (desarrollo de las células Glía), neurogénesis, memoria y aprendizaje mejorado.


La plasticidad neuronal es un tema central en la neurobiología contemporánea que permite la permanente renovación del sistema nervioso. Algunas funciones motoras y comportamentales que han sido dañadas por accidentes pueden rehabilitarse por la formación de vías alternativas que sustituyen a las que están destruidas. En muchos casos la plasticidad neuronal permite la rehabilitación de pacientes adultos mayores que han sufrido accidentes (Bennet, 1996).


Por otro lado, también hay plasticidad post-sináptica como respuesta a fármacos en casos de depresión, ansiedad o estrés, lo que demuestra que tanto clínicamente como en técnicas que no utilizan fármacos puede inducirse plasticidad neuronal.

 


2. Influencia del ambiente enriquecido en la neurogénesis

Hebb fue el primero en proponer el concepto de ambiente enriquecido como un

concepto experimental. La definición estándar de ambiente enriquecido es: una combinación de estímulo inanimado y social . Esta definición implica que los factores aislados no tienen efecto, sino que es la interacción lo esencial para que exista un ambiente enriquecido (van Praag y Cols. 1996; Rosenzwerg  y Col., 1996). Esta es la razón por la cual en Biodanza utilizamos ecofactores en perfecta interacción, los cuales se potencian y autorregulan entre sí.

En Biodanza usamos el concepto de ecofactores positivos como categorías específicas para enriquecer el ambiente en aspectos definidos, tales como vitalidad y homeostasis, sexualidad y placer, creatividad e innovación, afectividad y vínculo amoroso, trascendencia y expansión de conciencia.

Los avances en neurociencias están confirmando las posiciones teóricas avanzadas de la psicología del desarrollo. Desde hace muchos años, los psicólogos y educadores insisten en la importancia de la experiencia temprana en optimización del desarrollo (Hunt, 1961).


En Biodanza recomendamos la iniciación del niño en ambiente enriquecido desde el estado intrauterino, en el que la madre embarazada participa en sesiones guiadas por un profesor. Igualmente en adultos, el método de Biodanza es por definición un  ambiente enriquecido y sin duda hay neurogénesis (producción de neuronas) directamente asociadas a prácticas de danza, lectura de poesías, caricias y encuentros con grupos humanos; el ecofactor principal en este proceso de neurogénesis, plasticidad neuronal y expresión génica diferencial son las personas. La neurogénesis se produce especialmente en el girus dentado del hipocampo.  Se sabe además, que la región CA1 del hipocampo es crucial para convertir memoria reciente en memoria a largo plazo (aprendizaje) induciendo el reforzamiento de las conexiones sinápticas en el cortex.


3.     El factor específico de crecimiento neuronal

Las investigaciones de Rita Levi Montalcini, Premio Nobel de Medicina, culminaron con el descubrimiento de un factor específico de crecimiento de algunas líneas de células nerviosas. Esto significó un cambio de la visión evolutiva del cerebro, el cual se pensaba como un conjunto de células nerviosas cuyo número era  determinado en cada individuo y en el que no había renovación de células durante el   transcurso de la vida.


Ahora se sabe que con el uso permanente del cerebro en ambiente enriquecido, el sistema nervioso se renueva. Esta nueva visión abre grandes posibilidades heurísticas en la investigación del destino humano y de los sistemas de optimización existencial.

 

4.     Ecofactores e integración psicológica

Hace más de veinte años aparecieron notables trabajos científicos que relacionaban el sistema nervioso, endocrino e inmunológico a través de neurotransmisores, neurohormonas y receptores comunes en los tres sistemas. Así se logró establecer y entender el mecanismo biológico que relaciona el organismo como un todo.

 

En Biodanza hemos comprobado que la evolución mental, afectiva y orgánica se extiende durante toda la vida. La optimización existencial se produce por los ecofactores que estimulan las líneas de vivencia.

 

La evolución individual no se basa en los rendimientos alcanzados dentro de nuestra cultura, sino en el desarrollo e integración de los cinco canales de expresión del potencial genético: vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia. El proceso de integración induce estados de plenitud. Estos estados permiten al ser humano trascender su propia programación filogenética sin traicionar los gérmenes de la vida.

 


5.     Genómica psicosocial

Otra línea de investigación de gran actualidad es la exploración de cómo se relacionan las experiencias humanas con la expresión génica. Esta visión ha sido planteada por Ernest Rossi, en muchos de sus trabajos, él le dio el nombre de genómica psicosocial a esta disciplina. La genética nos enseña que los genes transmiten características de una generación a otra; la genómica estudia como el ambiente puede variar la expresión de los genes.  La genética clásica y su aplicación a la genética del comportamiento estudian cómo los genes modulan el comportamiento, los rasgos sicológicos y las experiencias sicológicas. La propuesta de la genómica psicosocial es diferente, estudia como los estímulos del medio ambiente regulan la expresión génica, así, tanto el aprendizaje como las experiencias del ambiente pueden dar origen a cambios en las conexiones neuronales y en la expresión de los genes.

 

Ernest Rossi plantea que al concepto básico de la biología molecular de bioinformática que relaciona la secuencia del DNA (genes), la estructura de la proteína y su función fisiológica habría que añadir la influencia en la expresión de los genes de lo cognitivo, emocional y conductual, por lo tanto, esto, que sería un ciclo adaptativo, sería modulable a cualquier nivel.  Así un mecanismo psicosocial estaría influenciando la transducción de la información entre la secuencia del gen, la estructura de la proteína, su función y las experiencias de la mente-cuerpo.  A este ciclo le llama:  “Ciclo psicobioinformático de la genómia psicosocial”.  También plantea que lo numinoso facilita la expresión génica, la neurogénesis y la curación a través del crecimiento, la diferenciación y maduración de células madre en todo el ciclo de vida.  El conjunto de estudios actuales demuestra que la génesis de células ocurre en el cerebro humano y que el cerebro humano tiene el potencial de autorenovación durante toda la vida.

 

Ernest Rossi plantea una teoría que integra la mente, el cuerpo y la espiritualidad.  En lo espiritual lo numinoso, es decir, lo fascinante, lo misterioso, lo transcendente, en la mente-cuerpo:  lo novedoso, el ambiente enriquecido, las experiencias  de vida durante los momentos creativos de arte, música, danza, humor, literatura, celebración de rituales culturales de la vida y por supuesto el ejercicio, el movimiento.  Todo esto se conjuga para influir en la expresión de los genes.


El dice que la depresión, el aburrimiento es la  inactivación del cerebro, porque no hay cosas atractivas en la vida de la persona y sus genes no se expresan, en cambio, si una sinapsis es estimulada repetidamente, hay una generación de neuronas nuevas que permiten un enriquecimiento de las conexiones neurales y también hay expresión diferencial de sus genes.


Además, plantea, que en un mundo cambiante, que evoluciona como cualquier sistema, hay que    reconocer los cambios y fluir con ellos, si esto no se hace no se produce el cambio sináptico, la adecuación, y esta guerra interna es la que lleva a los conflictos externos. Cuando la persona fluye con los cambios y se preocupa de estar en ambientes enriquecidos hay génesis de neuronas, hay plasticidad neuronal, estableciéndose nuevos circuitos sinápticos y hay expresión génica diferencial estableciéndose un nuevo estado cerebral.


Este hallazgo explica la rapidez y eficacia de los cambios inducidos por la Biodanza en la expresión genética y en la neurogénesis. La expresión de emociones en Biodanza es muy intensa. Los ejercicios inducen emociones de alegría, erotismo, ternura y estados de regresión a través de danzas integrativas y de comunión con el grupo.


Eric Kandel, fisiólogo y premio Nobel de Medicina en el año 2000, estudió la fisiología del funcionamiento de la memoria y el aprendizaje, él propone que la influencia social puede ser almacenada en el cerebro.  Kandel estudia la expresión génica dependiente de la actividad, en la genómica molecular de la memoria, aprendizaje y comportamiento.  Él documenta que se generan proteínas, enzimas que participan en el metabolismo, así como también hormonas, neurotrasmisores, factores de crecimiento, factores que participan en el sistema inmune, y lo más importante, nuevas sinapsis y neuronas que influyen en la memoria, aprendizaje y comportamiento. Estas alteraciones socialmente influenciadas son transmitidas culturalmente; no están incorporadas en el óvulo ni en el espermio y, por lo tanto, no son transmitidas genéticamente.

 

La mente es inseparable del organismo como un todo, tendemos a creer que la mente está en el cerebro, pero su ambiente incluye el resto del organismo. Por otra parte, el medio ambiente y el estar vivo en él, también son inseparables, como ser vivo, estoy conectado a través de todas las aferencias sensoriales y los efectores esqueléticos, musculares, sistema inmunitario, nervioso, endocrino, etc. a él.


Biodanza que es Conexión consigo mismo, con los demás y con la naturaleza, Biodanza que es música, movimiento, vivencia y contacto, es por definición un ambiente enriquecido. La Biodanza que nos enseña leyes universales de movimiento y conexión, que nos pone en contacto con las matrices órficas que nos vinculan, es un modelo de ambiente enriquecido para el ser humano.


Kandell dice que muchas vivencias encienden genes , que conducen el remodelamiento del cerebro, a la generación de nuevas proteínas, a la influencia de esto en la memoria y el aprendizaje, por lo tanto, la Biodanza es un medio para intervenir en el ciclo adaptativo genómico-psicosocial.

 

6.     Expresión génica diferencial y remodelación genética

El ambiente enriquecido que ofrece Biodanza está estructurado con músicas y ejercicios de efecto modificador muy profundo. Los ecofactores que constituyen el set de ejercicios despiertan vivencias cuyos efectos modifican la expresión génica en el sentido de la integración orgánica con el ambiente. Las cinco líneas de vivencia tienen un carácter universal y no corresponden a valores de determinadas ideologías.


En todos estos nuevos trabajos no solamente se habla de neurogénesis (formación de neuronas), en este caso en ambientes enriquecidos en adultos, también se habla de expresión génica diferencial, o sea de cambios de fenotipos, de cambio de lo que existe, de lo que expresa ese DNA. La información que tiene el DNA sufre muchos pasos de regulación antes de llegar a la proteína, al fenotipo.


Hay pasos de regulación de la expresión génica. Cuando hablamos de expresión génica diferencial, estamos haciendo referencia a que el DNA, a través de distintos pasos de regulación, genera un RNA, que a su vez se va a traducir en una determinada proteína. Y así es que, en un ambiente enriquecido, en vez de expresarse la proteína A, podría expresarse la proteína B o la proteína C. Se deflagran ciertos procesos conducentes en una dirección o en otra.

 

Si recordamos el concepto básico de bioinformática según el cual el flujo genético es DNA - RNA mensajero – proteína (sabiendo que en cada paso existe regulación génica obviamente) encontramos trabajos espectaculares en que se demuestra que en situaciones de stress, hay splicing diferencial de los RNA mensajeros (corte y sellado del RNA mensajero para eliminar información no útil en él, cuando se sintetiza una proteína).  Cuando hay una diferencia en este procesamiento del RNA (splicing diferencial) se forma una proteína distinta, con función distinta.  Por lo tanto, se ha comprobado que cuando hay hipersensitividad neuronal hay splicing alterado, modulando la expresión génica, modificando así la distribución e interacción de las conexiones sinápticas.


Lo importante de nuestro enfoque es que, al haber ambientes enriquecidos en seres humanos (incluyendo: literatura, música, danza, movimiento, interacciones sociales) hay cambios en la expresión génica.



7.     Integración adaptativa

Es el proceso en que los potenciales genéticos, altamente diferenciados, se expresan y se organizan en sistemas cada vez más complejos, creando una red de interacciones que potencian la identidad.  Los cambios de expresión génica (de los que habla Rossi) son fundamentales para afirmar que no hay determinismo genético absoluto, a pesar de que en algunos casos de conducta exista una propensión mayor asociada a ciertos genes. Por lo tanto, todos los ambientes enriquecidos pueden inducir la neurogénesis, inducir la expresión de neurotransmisores y modificar las conexiones neuronales existentes. El potencial genético es una fuerza activa que pertenece al presente y posee un don de génesis actual (Alfredo Awesperg,  1950).


Hay otros casos, de mecanismos de regulación de la expresión génica bien definidos, como el mecanismo con que operan las hormonas sexuales. Según el mecanismo descrito para las hormonas esteroidales, hay receptores para ellas en el DNA que al interactuar con la hormona modifican la transcripción del mensaje del RNA y de esta manera generan un cambio en la expresión génica.


Si pensamos que la línea de Biodanza de la sexualidad hace deflagrar en las personas un conjunto de hormonas relacionadas con la sexualidad y con la afectividad, tenemos entonces que con esos ejercicios se está modificando la expresión génica.  La caricia es uno de los instrumentos fundamentales de Biodanza, pues induce cambios funcionales en los ámbitos orgánico y existencial. La caricia despierta la fuente del deseo y expresa la identidad. Las terapias y la medicina poseen, generalmente, una alta tecnología y una semántica sofisticada, pero una total falta de afecto. El desarrollo del erotismo es esencial en el proceso de cambio. Las motivaciones existenciales se enriquecen por la fuerza del eros y el deseo de amor.


Durante los ejercicios de la línea de la sexualidad, existen argumentos que avalan la plasticidad post-sináptica, la neurogénesis y la expresión génica diferencial, lo mismo ocurre en la línea de afectividad, donde hay liberación preferencial de dopamina y oxitocina, que influye en todo nuestro estar en el mundo, que incluso influye en la memoria (ya que es sabido que en la memoria influye el significado afectivo de los datos). En  todas las líneas en que trabaja la Biodanza sucede lo mismo, en la trascendencia,  en la creatividad y en la vitalidad. Los niveles de los neurotransmisores se alteran con los ejercicios, muchas redes de sinapsis se reformulan y muchas hechos alcanzan un significado diferente. En la trascendencia, niveles de serotonina (seguramente en forma preferencial, ya que sabemos que siempre hay un conjunto de neurotransmisores actuando en las redes sinápticas y no uno solo) son alterados, generando, dentro de este conjunto de conversaciones de estas redes neurológicas una manera diferente de estar en el mundo, a través de productos diferentes e incluso a través de nuevas neuronas.


Una acotación especial amerita la línea de vitalidad: en todos esos modelos en que se ha trabajado, el movimiento es esencial en sí mismo. Ahora, el movimiento unido a la afectividad, la trascendencia, la creatividad, la sexualidad, el juego, obviamente potencia su efecto. En este momento cualquier actividad de las líneas de vivencia con que trabaja Biodanza tiene un sustrato científico absolutamente actual, que está justificando los efectos que produce la Biodanza.

 

Otro punto importante se relaciona con el planteamiento de Rossi, según el cual cada repetición es una recontextualización, refiriéndose a que el recuerdo de lo maravilloso tiene un efecto en la neurogénesis y cita el trabajo de Shimizu et al.  (2000), quien ha demostrado que la repetición, el recuerdo, la evocación y la reconstrucción de la memoria se manifiesta en las transformaciones de la conciencia, memoria y aprendizaje.

 

Esto es muy importante en la Biodanza, que trabaja con la parte “luminosa” de cada persona y no con la sombra, con la sombra hay que conectar para transmutar, lo que estaría en absoluto acuerdo con la hipótesis de Rossi respecto a que los recuerdos de experiencias positivas iniciarían cascadas neurológicas de salud y las emociones negativas cascadas neurológicas que llevarían a la síntesis de proteínas de stress y a la enfermedad.

 

Las condiciones de las vivencias de Biodanza que los estudios y modelos de neurociencias han demostrado son condiciones en las que hay neurogénesis, expresión génica diferencial, remodelación sináptica, cambios en la concentración de neurotransmisores, hormonas y receptores, enriquecen nuestra existencia, nos hacen trascender nuestro ego y nos vinculan confiriéndonos pertenencia tanto a la especie, al resto de las especies como al Universo infinitamente bello.




Nota: Colaboración de la Dra. Cecilia Toro Acuña, Ph.D. en Ciencias Académica de la Facultad de Medicina, Universidad de Chile (R), Directora de la Escuela de Biodanza Sistema Rolando Toro Cordillera de Los Andes (www.escueladebiodanza.cl).




Citas más importantes:

 

1.     Rossi E:  The Bioinformatics of Psychosocial Genomics in alternative and Complementary Medicine.Research in Complementary and Classical Natural Medicine 2003;10:143-150

2.     Van Praag E, Kempermann G and Gage F:  “Neural consequences of environmental enrichment”.  Nature Rev Neurosc 2000; 1, 191 – 198.

3.     Kandel E:  A New Intellectual Framework for Psychiatry.  Am J. Psychiatry 1998;  155: 457 – 469.

4.     Ericksson et al. “Neurogenesis in the Adult Human Hippocampus Nature Med.  1998; 4, 1313 – 1317.

Newsletter

EVENTOS

FORMACIÓN

Contacto

Secretarios Administrativos de IBF

  • AMÉRICA
    ADRIÁN SCALISE
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • EUROPA, AFRICA Y ASIA
    GIORGIO BONOLI
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Está aquí: Home IBF Investigación Científica NEUROGÉNESIS, PLASTICIDAD NEURONAL.